Inicio | Familia | Deporte | MQV | Su Ministerio | Se abrieron los cielos | Enseñanzas | Condolencias

LLEGADA A NUESTRA IGLESIA MÁS QUE VENCEDORES

Julio llegó en el año 2000 junto a su esposa Audrey a la iglesia Más Que Vencedores cuando las reuniones se hacían en la casa de la Pastora, invitado por Juan Luis.

Junto con ellos, llegaron sus hijos Francesca, Daniel y Juan Manuel. Un tiempo después vimos nacer a Leslie, la más pequeña. También fuimos partícipes del nacimiento de su nieto Julius. Los hemos visto crecer sanos, alegres y fuertes. Los hemos visto comenzar a caminar de la mano del Señor. De su ejemplo hemos aprendido lo que es un matrimonio y una vida consagrados al Señor, llenos de su presencia.

Llegó con un corazón sediento, con la convicción de su llamado. Y aprovechó el tiempo. Pasaba horas con su primer amor bebiendo la leche de su palabra.

Julio fue obediente. Su norte, su escudo y su fortaleza, los halló en la Palabra. La estudió y meditó. La escudriñó, tuvo discernimiento, profundizó en ella y llegó a tener una comunión profunda con el Señor. Le gustaba llegar temprano a la oficina para tener ese tiempo de intimidad, antes de comenzar su labor.

Se convirtió en un hacedor de la Palabra.

Aprendió que hay un tiempo para todo, que debía dejar que el Señor hiciera la obra en el con paciencia y amor. Aprendió que sobre Jesús cayó el castigo, precio de nuestra paz. Entonces la defendía aguerrido, la enseñaba y la buscaba. Porque le servía al Príncipe de paz.

Su amor por Mama Sarita fue incondicional. Le dolía profundamente cualquier cosa que pudiera hacerle daño. Recibió su instrucción. Entendió su autoridad con respeto, humildad y obediencia, como buen soldado.